El Municipal
 
Jueves 21
Junio 2018
FacebookTwitterContacto
Colón necesitó del faro a la Vera del mar
12.12.2017
Colón necesitó del faro a la Vera del mar
El Sabalero cayó ante Talleres en el último partido del año por 2 a 0 en el Brigadier López; al equipo de Domínguez le faltó la contundencia que sí tuvieron los dirigidos por Kudelka, y se notó y mucho la ausencia de Fritzler, Ledesma y el uruguayo Vera.
 
En los litorales marítimos es donde se sitúan los faros que son torres de señalización luminosa cuya función primordial es la de referencia y aviso desde la costa para quienes se encuentran navegando.​ En su extremo superior lleva instalada una lámpara potente que sirve como guía portando lentes de Fresnel.En la oscuridad y cuando el faro se encuentra en funcionamiento, la lámpara emite haces de luz a través de estas lentes que giran en 360 grados.
 
Desde el agua las embarcaciones ven la luz del faro que advierte la cercanía con la costa, pero también lo identifican por los intervalos y los colores de los haces de luz en donde reconocen frente a qué punto de la costa se encuentran. Algunos faros también están equipados con sirenas para emitir sonidos en días de niebla densa cuando el haz luminoso no es efectivo.
 
Colón ha tenido durante la segunda parte del torneo anterior, ya con Eduardo Domínguez de entrenador, varios faros dentro del campo de juego que guiaban el trayecto por el cual seguir. Estaban colocados allí para complementar el faro principal, entendían cuál era el sistema empleado y llevaban a los barcos por un camino seguro en el cual no hubiera peligro de colisión y, si era necesario en caso de nieblas densas, encendían las sirenas para una mejor alerta.
 
En esta Superliga el director técnico incluyó un nuevo faro que al cabo del primer semestre fue esencial para las aspiraciones de Colón y de sus embarcaciones. Es el caso de Matías Fritzler, quien a lo largo de este período se encargó de recuperar balones y ser uno de los ejes del equipo a la hora de jugar y circular el esférico, pero también fue abanderado para marcar el camino cuando las circunstancias del partido eran desfavorables, con fortaleza, luces y sirenas indicaba el rumbo correcto.
 
Pero también Domínguez logró mantener dos de sus faros más importantes al momento de una buena guía desde el litoral marítimo. Uno es Pablo Ledesma, el experimentado jugador cordobés que a este Colón le da claridad en el manejo de la pelota, además de agregar quites en la zona media, un lugar prioritario para cualquier equipo si desea no sufrir los embates adversarios ni verse desbordado. Este faro a diferencia del anterior es silencioso, no porta sirena pero con su haces de luz brinda seguridad y proyecta el mejor derrotero para los barcos que desean saber dónde está la costa.
 
Ambos estuvieron presentes ante Atlético Tucumán y cumplieron su tarea a la perfección hasta los minutos en que el Decano abrió el marcador y Tomás Chancalay vio la tarjeta roja. Colón fue superado ampliamente en lo que restó de aquel primer tiempo pero el entrenador metió algunos ajustes y logró enderezar en cierta parte el funcionamiento de sus dirigidos. De todas maneras no pudo conseguir un buen resultado, donde por otro lado hubo un faro que no estuvo, hizo falta y que se notó bastante, pues es el que más entiende cómo dirigir embarcaciones desde adentro del terreno de juego, aunque haya sufrido averías y bajos rendimientos en varios pasajes.
 
En la cancha siempre Diego Vera ordenó, guió y dirigió correctamente a sus compañeros, baja mucho, corre poco, erra goles, se lesiona, es complicado de tratar, pero aun así es el faro que mejor comprende lo que desea Domínguez. Este domingo ante Talleres, Colón también sintió su ausencia, sobre todo porque en muchos momentos del partido los jugadores sabaleros entraron en zona de nieblas densas y no encontraron el trayecto correcto a seguir para poder salir de ahí. Palacios, Arias, Reinoso, Rojas y más que nada, el eterno Guiñazú, complicaron al dueño de casa con su velocidad para tocar la pelota o para salir disparados de contra.
 
Los barcos miraban hacia el horizonte y sólo encontraban una luz muy poco nítida como la que emitía Nicolás Leguizamón, que alumbró diagonales incorrectas y mostró muy poco poder de resolución en el frente de ataque para lastimar al conjunto cordobés dirigido por Frank Darío Kudelka. Los haces de luz del uruguayo Vera que llevan siempre a buen destino brillaron por su ausencia y la ofensiva sabalera fue muy pálida.
 
Que contó con situaciones para convertir es cierto, que enfrente estaba el guardametas Herrera en una muy buena tarde noche también es cierto, pero Colón careció de claridad para atacar, equivocó los caminos y por ejemplo, cuando quiso tirar centros, no estuvo la cabeza de Viruta para provocar daños, o al menos amenazar el arco del Matador. En estos últimos dos partidos previos al receso de la Superliga quedaron desnudos todos los errores que habían sido maquillados en los anteriores encuentros por el faro que conducedesde adentro de la cancha, que piensa mejor que el resto y que comprende al pie de la letra el libreto de Domínguez.
 
Fuente: Mauricio Pelletti para Agencia DERF
Comentarios
Más noticias de Santa Fe
Sur de Santa Fe: encontraron a un hombre atado y ahorcado
Familiares no podían contactarse y llamaron a la...
Se inaugura la planta potabilizadora para el noroeste de la ciudad
Funcionarios municipales participarán de la ceremonia,...
UCSF


COMUNAS
DEPARTAMENTOS
El Municipal


Editor responsable: Andrés Battistella
contacto@elmunicipal.com.ar
Santa Fe (Argentina)
 
SEGUINOS

FacebookTwitterContacto
El Municipal © Copyright 2018. Todos los derechos reservados.
NicoSal soluciones web