El Municipal
 
Lunes 20
Noviembre 2017
FacebookTwitterContacto
Llega el verano y los problemas del agua
20.12.2016
Llega el verano y los problemas del agua
Rafaela recibirá este verano -que oficialmente comienza el miércoles- 35.000m3 por día, cuando en realidad lo necesario serían 50.000m3 tomando como medida las ciudades de Rosario y Santa Fe. Depende de que no haya problemas en el acueducto y en el sistema para que la situación no sea tan grave.
Aunque hace un tiempo largo que por estas cuestiones del cambio climático y las alteraciones que provoca en todo lo que se consideraba más o menos normal, las cuatro estaciones del año se han mezclado tanto que prácticamente no reconocen el calendario, estamos sólo a horas del comienzo oficial del verano, lo cual ocurrirá el miércoles 21 de diciembre, extendiéndose hasta el 21 de marzo de 2017. Aunque sea apenas una forma de decir, pues el calor y aunque con altibajos se ha comenzado a sentir desde varios días, si bien no con la intensidad que suele registrarse en pleno enero por ejemplo, cuando la columna mercurial llega con facilidad a los 40 grados, y ni que hablar de la sensación térmica, algunas veces cercana a los 50 grados.
Con almanaque o sin él, lo cierto es que los veranos resultan un padecimiento para Rafaela, mejor dicho para quienes habitamos en ella, estamos a punto de comenzar una de esas etapas, que seguirán siendo tales hasta que llegue aquí el acueducto cuya toma fue construida en Desvío Arijón y por ahora su traza contempla sólo la primera etapa hasta Santo Tomé. Restan los 120 kilómetros de la segunda, para abastecer a esta ciudad y varias localidades intermedias, existiendo promesas y anuncios surtidos pero restando todavía un factor determinante: la financiación.
Es cierto que está en marcha, y confiemos que avanzada, la gestión para obtener el préstamo desde Abu Dhabi. Dicen que cumplido este paso, serán unos dos años, otros amplían el plazo a tres, pero lo cierto es que la espera se hará muchísimo más llevadera, pues eso significará la denominada solución final.
SITUACION ACTUAL
Hoy la ciudad sigue dependiendo de la provisión de agua del acueducto que viene desde Esperanza, el que se abastece de 20 pozos de captación en ese distrito del departamento Las Colonias, con una traza paralela a la ruta 70, con estaciones de bombeo en Nuevo Torino y Bella Italia, para superar los 60 metros de pendiente. Se recuerda que este acueducto fue inaugurado el 24 de octubre de 1981 en ocasión de celebrarse el centenario, tras el importante impulso que le dio la campaña "Rafaela tiene sed", en la que estuvo unida toda la ciudad, sus autoridades y entidades.
Con poco más de 35 años de uso, desde hace rato el acueducto está dando muestras de agotamiento, dependiéndose en gran medida de su funcionamiento -que los pozos tengan buen rendimiento, que no haya inconvenientes de recepción eléctrica, y más aún que no se produzcan roturas en las juntas que sellan las cañerías- para que Rafaela esté abastecida en la medida de lo posible, que de todos modos no es suficiente. Si los desperfectos ocurren en invierno, podría decirse que son soportables -aunque en junio pasado cuando hubo uno de las mayores roturas de su historia-, los problemas fueron de magnitud, pero si algo parecido se produce durante la canícula, estamos al horno, usando un término que viene justo para la descripción.
AGUA: CANTIDAD
Estando todo normal el acueducto trae a Rafaela 25.000 m3 por día -aunque esa producción no es pareja-, las plantas de ósmosis inversa que se nutren de pozos locales a 120 metros de profundidad aportan en conjunto unos 9.000 m3 y otro pozo en Bella Italia, donde hay agua de bastante buena calidad, agrega otros 1.000 m3 que se inyectan en el acueducto. En el futuro habrá que agregar la producción que aportará la planta de ósmosis habilitada la semana anterior y construida mediante el aporte público y privado, aunque estará destinada a las viviendas que se hagan en los nuevos loteos de la ciudad.
Sobre las POI debe dejarse en claro que no funcionan las 24 horas seguidas pues necesitan de un mínimo para atención y mantenimiento, podría decirse una hora, aunque lo ideal sería que trabajen por mitades, es decir, con 12 horas de descanso. Y además, que se incremente la cantidad de 8 pozos de los que se nutren, pues también necesitan de algún tiempo de descanso.
En total, la planta local de ASSA está recibiendo 35.000 m3 de líquido por día, lo cual significa 35 millones de litros. Una cifra que impresiona, pero insuficiente, estimándose que Rafaela y sus más de 100.000 habitantes deberían estar recibiendo 50.000 m3 si nos atenemos a comparar con Rosario, 600.000 m3 para 1,2 millón de habitantes al incorporar Villa Gobernador Gálvez, Funes y Capitán Bermúdez , en tanto Santa Fe recibe 180.000 m3 para una población cercana a los 400.000 habitantes. Puede advertirse que en ambas la relación es 2-1, mientras en Rafaela es 3-1.
LAS PERDIDAS
Y EL DEFICIT
Un factor realmente importante en nuestra ciudad es el altísimo nivel de pérdidas que tiene la red de distribución domiciliaria, donde hay algunas cañerías centrales que fueron ubicadas en 1927, siendo materiales claramente vencidos, y otras aún más recientes que también tienen problemas. Un estudio de la UTN Rafaela de tiempo atrás daba cuenta que entre el agua que se inyecta a la red y la que efectivamente se consume hay una merma cercana al 50%, nada menos que la mitad se diluye por las pinchaduras y deterioros. Sin embargo, pensar en un arreglo integral, es poco menos que una utopía, tanto por las dificultades que se deberían superar como por el altísimo costo económico. Tal vez, con el tiempo, se pueda ir planificando una solución integral de la red, la cual por ahora va recibiendo parches parciales, donde aflora el agua y se reciben denuncias de los vecinos.
La red de agua cuenta con 33.000 conexiones domiciliarias, atendiéndose al 95% de los vecinos de la ciudad -de los cuales el 50% tiene medidores-, mientras que en cambio hay 28.000 conexiones de cloacas y 380 kilómetros de red, contándose en este último caso con una sola camioneta para atender los numerosos problemas de taponamientos y roturas que se producen, prácticamente en forma diaria. Una clara muestra de que algunas, o muchas cosas, no funcionan como corresponde dentro de la empresa.
Que nuestra red sea "un colador", no es tampoco exasperante al extremo, pues los países más desarrollados del mundo en materia de infraestructura, como podrían ser los nórdicos, suelen tener 20% de pérdida en sus redes, elevándose considerablemente en los restantes. Claro, aquí estamos en el doble y es un problema.
En cuanto al déficit de agua, es de alrededor un 40% considerando que se reciben 35.000 m3 y son necesarios 50.000 m3 si tomamos como parámetro lo que ocurre en las ciudades de Rosario y Santa Fe.
SE DISTRIBUYE
EN TOTALIDAD
Los 35 millones de litros diarios que se disponen, eso siempre y cuando todo funcione de manera óptima, son inyectados en la red desde la cisterna -la que debe mantener en lo posible un nivel aceptable para casos de emergencias- para ser distribuidos en la red domiciliaria. Las diferencias de presión que se advierten obedecen a la mayor o menor demanda, alcanzando en invierno 3/4 metros, en tanto que en verano desciende a 1/2 metros. Existe también una variante, en que durante determinado lapso de la madrugada -muy breve por cierto- se envía una presión cercana a los 10 metros, para posibilitar el llenado de los tanques y espacios de reserva ubicados en altura.
Estos distintos niveles de presión-columna son en realidad los que establecen la diferencia de lo que sucede en las épocas del año, siendo mayor o menor la demanda.
Cabe también destacar que con relación al verano anterior, se han realizado 500 nuevas conexiones domiciliarias, lo cual dentro de los 33.000 que suman la totalidad de clientes, no significa una mayor demanda de significación, más aún que simultáneamente se ha logrado aumento del abastecimiento. Por lo tanto, la ecuación es simple: problemas seguramente habrá, aunque hipotéticamente deberían ser menores, o al menos iguales, que en el verano 2015-16. Lo que no es poco decir, como para ir moldeando la paciencia.
¿De qué depende la magnitud de los problemas? Pues del buen funcionamiento del acueducto y del sistema en general, ya que los inconvenientes derivados de desperfectos, roturas, tormentas o interrupciones eléctricas, impactan directamente en que Rafaela tenga menos agua. Sin vueltas.
Conclusión, los rafaelinos tendremos que afrontar un nuevo verano complicado, quizás orando para que no haya situaciones de emergencia de gravedad, y también para que salga el préstamo de Abu Dhabi.
BARRIOS DISTINTOS
El mapa del ejido urbano de la ciudad no es igual para la recepción del agua por la red, influyendo una serie de factores en que en determinados sectores se reciba agua en cantidad aceptable, mientras en otros es muchísima menor, e incluso con carencia total o casi por goteo en ciertas oportunidades.
El deterioro de la red de distribución, los desniveles y la mayor distancia desde la planta de ASSA, son algunas de las razones. Donde existe una mejor asistencia líquida es en casi toda la parte sur de la ciudad, aunque como excepción aparece complicado el barrio Central Córdoba, como así también las zonas extendidas de los barrios Sarmiento y Alberdi, presentándose también inconvenientes de este tipo en sectores urbanos del noreste de la ciudad.

 
Fuente: la opinion
Comentarios
Más noticias de Rafaela
Auditarán a fiscales que pidieron intervenir el teléfono de Pullaro
María Laura Martí y Roberto Apullán podrían afrontar...
Ferro y Peñarol van por el título en Liga Rafaelina
Será desde las 21.00 en el estadio "Germán Soltermam",...
Tributos municipales se pueden pagar con débito
La Municipalidad de Rafaela informa que desde este...
La Liga Rafaelina felicitó a Gisela Trucco
"La Liga Rafaelina de Fútbol quiere felicitar a la...
UCSF


COMUNAS
DEPARTAMENTOS
El Municipal


Editor responsable: Andrés Battistella
contacto@elmunicipal.com.ar
Santa Fe (Argentina)
 
SEGUINOS

FacebookTwitterContacto
El Municipal © Copyright 2017. Todos los derechos reservados.
NicoSal soluciones web